POR ROSARIO TORINO SOLÁ PARA EL INTRANSIGENTE

Sitios emblemáticos de Salta: Casa de Juan Galo Leguizamón, la vuelta de la tertulia más animada

Utilizando fotografías antiguas estos arquitectos desde hace tiempo que vienen esforzándose por la apertura total de esta casona
lunes, 30 de septiembre de 2013 · 13:31
SALTA.- Hace algunos días hablamos de la inauguración de la primera etapa de la Casa de Leguizamón, remodelada. En un concurrido evento que dieron las principales autoridades políticas de nuestra ciudad; esta pintoresca casona reabrió sus puertas después de estar varios años cerrada por restauración.
 
Este edificio es uno de los pocos testimonios que quedan en Salta y en el país, de la forma de vida y el lenguaje de las casas, de estilo colonial, de nuestros antepasados. Todos los espacios de la misma se comunican con los extensos balcones que dan a las calles Caseros y Florida. Y en su salón principal se reunía la aristocracia salteña y se bailaba al son de un piano que aún se conserva.
 
Desde la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC), los arquitectos Orlando Vilariño, Elena Martínez y Birmania Giles conformaron un destacado equipo para la restauración y conservación de dicha vivienda. "Se ha concretado la primer parte de este proyecto y estamos felices. Se ha trabajado muy duro en esta casa con diferentes disciplinas y utilizando la tecnología original. Siempre haciendo sólo uso de materiales compatibles y por supuesto tratando de hacer la más mínima intervención para no alterar nada demasiado", explicó la arquitecta Martínez.

Lo que se informó a partir de estas fuentes es que a esta vivienda colonial tan típica y nuestra, estructurada en patios internos y con gruesas paredes de adobe; se la viene restaurando con la menor intromisión posible. "Y siguiendo esta forma se han consolidado muros, pisos y cubiertas. Además se la dotó de nuevos cimientos; se reconstruyeron muros que en el pasado estaban, pero habían sido demolidos con el correr del tiempo. Y se reforzó toda la estructura geomalla", comentó Vilariño.
 
No se debe dejar de mencionar que con el pasar de los años esta vivienda ha sido utilizada para diferentes fines y eso le ha costado un gran deterioramiento. " No fue hace mucho que la Nación por fin consigue expropiar la casa. Y es que antes de esto en la planta alta de la misma vivía una señora y en la baja funcionaron diferentes comercios, como una heladería y un cyber. Ya desde 1979 , la Casa de Leguizamón fue declarada Monumento Histórico Nacional por Decreto Nº 1739; pero no fue sino hasta 2007 que la Nación la expropia para entregarla a la provincia en 2008. En aquel tiempo toda la estructura edilicia estaba en riesgo y por diferentes motivos las obras de recuperación tardaron casi tres años en comenzar", informaron desde la DGPC.

Utilizando fotografías antiguas estos arquitectos desde hace tiempo que vienen esforzándose por la apertura total de esta casona. "Pero a pesar de que hoy podemos decir que estamos avanzando aun queda mucho por hacer. Pues mucho del arte y mobiliario colonial que esta siempre albergó, también debe recuperarse. Actualmente parte de estos históricos muebles se encuentran de muestra en el Centro Cultural América, pero a esos se les suman otros elementos que aun requieren su trabajo", manifestó Vilariño.

Y a pesar de que en sus memorias el General José María Paz relata su asistencia a un baile en este domicilio, donde se reunía la gente más notable de nuestra provincia. El valor del edificio no se debe solamente a su importancia histórica o por la apariencia de sus elementos individuales, sino también por la integridad de todos sus componentes, su tecnología de muros portantes de adobe, su ubicación dentro del centro salteño, la relación con los edificios patrimoniales circundantes, a lo que debe añadirse los miles de muebles y objetos con que cuenta, conformándose así un conjunto único.

Pegada a la Casa de Moldes, actual Secretaría de Turismo de la Municipalidad de Salta, y la Casa Arias Rengel, actual Museo de Salta. Esta valiosísima unión es muy pintoresca y llamativa y no descarta la posibilidad de que en un futuro todas, juntas, puedan fusionarse y convertirse en una esplendida esquina en pleno casco histórico de nuestra ciudad.
10