UNA INVESTIGACIÓN DEL DR. RICARDO FEDERICO MENA

"Las calles de Salta y sus nombres": Don Juan N. de Uriburu y Hoyos

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana dos entregas para saber sobre aquellos que nos identifican
viernes, 30 de julio de 2010 · 00:20
                        

                                      DON JUAN N. DE URIBURU Y HOYOS
 

                                                    CALLE



Calle del área centro de nuestra ciudad que se inicia a partir de la avenida Virrey Toledo a continuación de calle Santiago del Estero.
 
Don Juan Nepomucemo de Uriburu, fue gobernador de nuestra provincia de Salta en el período 1862- 1864. Nació en esta ciudad en 1805, para ser más precisos el 18 de octubre, y pertenecía a distinguidas y tradicionales familias del medio. Casó con doña Casiana Castro y Sancetenea.

Se hizo cargo del gobierno el día 11 de mayo de 1862. Fue un gobernador de tendencia liberal, siendo su Ministro General, el Dr. José Manuel Arias Cornejo, a quién luego sucediera el presbítero Jenaro Feijóo. Antes de hacerse cargo efectivo del gobierno provincial, fue gobernador delegado por ausencia del general Anselmo Rojo desde mayo hasta el 6 de junio de 1861.

Entre sus actos de gobierno en 1862, se dicta la ley autorizando la construcción de diez carros recolectores de basura, pagándose por dicho servicio, en concepto de impuesto, la suma de seis a veinticuatro centavos. Se reglamenta la ley ampliatoria del 20 de febrero de 1857 sobre Ampliación de la Organización de la Administración de Justicia, en cuanto se refiere a rebeldía, costas, notificaciones y otras cuestiones de no menor importancia. También durante su gobierno se dicta la ley de Presupuesto General de Gastos para dicho año de 1862, donde el sueldo de gobernador se fijaba e en tres mil pesos, mil quinientos para el Ministro, mil doscientos para cada uno de los tres Camaristas, mil cien para el Juez de Alzadas, mil para los jueces Civil y Criminal y quinientos pesos para uniformar al batallón de Guardias Nacionales. Se destinaba también una partida de seis mil quinientos pesos para los gastos de obras públicas, dentro de las cuales estaba comprendida la Casa de Gobierno y el aseo del Cabildo entre otras realizaciones.

Durante su gobierno también se producen los decretos reglamentarios del ceremonial en los actos oficiales; se crea asimismo las Fiscalías de Hacienda y del Crimen, el cargo de Inspector General de Escuelas Primarias de la provincia. También como hecho de suma importancia es en este gobierno que se autoriza el establecimiento de la Colonia Rivadavia, en las márgenes del río Bermejo y del pueblo homónimo, con independencia de la entonces denominada “Tenencia del Gobierno de Orán”, para pasar a depender directamente del gobierno central de la provincia.

En año 1863, se crea por ley, el Departamento Topográfico de la Provincia, la ley reglamentaria con 65 artículos de los servicios de policía de la campaña; también los 38 artículos de la ley de Contribución territorial y mobiliaria; la ley elevando al rango de Departamento al Partido de Cafayate, además de señalar sus límites. También se dicta la Ley por la que se prohibe enajenar las tierras públicas a título gratuito o de merced a menos de que se utilicen para la fundación de colonias.

El mandato de don Juan N. Uriburu estuvo signado por graves incidentes nacionales que sería muy largo enumerar. Diremos en esta instancia, que debido a los acontecimientos ocurridos en la Rioja, promovidos por el general Peñaloza,-el Chacho- el Gobernador Uriburu debió salir en campaña con un destacamento de tropas muy importante, para los cual debió delegar el mando el día 9 de abril de 1863, en el Presidente de la Honorable Legislatura don Segundo Díaz de Bedoya, hasta el 12 de mayo del mismo año. También se dispone por ley, la movilización de las Guardias Nacionales del la Provincia por todo el tiempo que dure la invasión sobre la Frontera del Este, autorizando al P.E. a tomar las medidas necesarias para contener la invasión y dar cuenta al gobierno Nacional.

En aquellos años la situación política de la provincia y de la república estaba seriamente complicada. El poder central avanzaba sobre la autonomía de las provincias y Salta se mantenía aún fiel a la influencia de Urquiza, naturalmente en desmedro del partido liberal que gobernaba la provincia.

En noviembre de 1863, hubo en Salta alarmantes situaciones que denunciaban una revolución, para lo cual la Sala de Representantes se reunió para dar facultades extraordinarias al Gobernador. No pudo efectivizarse debido a los esfuerzos de don Isidoro López y del Dr. Antonio Ormaechea. El período gubernativo del Dr. Uriburu terminaba el 11 de mayo de 1864, pero antes de esa fecha el gobernador estuvo a punto de renunciar. De esta forma se alejaban las probabilidades de que el partido liberal pudiera continuar en el gobierno de la provincia.

Su período terminaba el 11 de mayo de 1864, pero en el mes de marzo, bajo el pretexto de las próximas elecciones, se promovieron movimientos sediciosos. El día 18 del mismo mes se libró un combate contra los sublevados en la localidad de Los Sauces. Los sublevados eran los del regimiento 8 de línea. Un día más tarde hubo también una refriega en el Brete, sindicándose como responsable al cura Castro Boedo. Luego de los movimientos sediciosos de Chicoana y Rosario de Lerma, la provincia entró en un clima de tranquilidad.

Fueron tiempos muy azarosos con una serie de acontecimientos políticos importantes, cuajados por movimientos militares y enfrentamientos que serían largos de enumerar, donde personalidades expectantes de la política local tuvieron actuaciones preponderantes. Lo que sí diremos, es que la orfandad del gobierno de Uriburu al terminar su mandato, era más que ostensible, y para mayor de males con la Legislatura adversa., pero la sucesión gubernativa quedaba asegurada mediante una fraguada revolución donde usurpaba el mandato, don José Uriburu , sobrino de don Juan. Para asegurar la continuidad gubernativa procedió a disolver la legislatura por medio de la fuerza. Esto fue llamado La Revolución de los Uriburu.




Dr. Ricardo Federico Mena
para El Intransigente 



Currículum abreviado

El Dr. Mena- Martínez Castro es odontólogo y ha escrito dentro de su profesión diversos trabajos de investigación clínica, como asimismo acerca de variadas materias: Historia, Genealogía, Poesía, Novela, Teatro y Cuento. Pertenece a distintas instituciones académicas de la región y de Buenos Aires, entre ellas Grupo de Genealogía Gens Nostra de Buenos Aires, Miembro correspondiente del Centro de Estudios Genealógicos de Tucumán, Miembro Fundador del Centro de Estudios Genealógicos de la Provincia de Salta, etc. Es autor de importantes trabajos dentro del cancionero popular. Ha recibido numerosos premios provinciales y nacionales en su quehacer. Colabora con EL INTRANSIGENTE en su columna “Las Calles de Salta y sus Nombres”.


Valorar noticia