UNA INVESTIGACIÓN DEL DR.RICARDO FEDERICO MENA

"Las calles de Salta y sus nombres": Don Sixto Ovejero

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana dos entregas para saber sobre aquellos que nos identifican
jueves, 23 de septiembre de 2010 · 00:31

                                        DON SIXTO OVEJERO
 

                                      GOBERNADOR DE SALTA

                                              1867-1869
 


                                        Pasaje de la ciudad


Don Sixto Ovejero, fue político e industrial. Tomó posesión de su cargo el 14 de julio de 1867, siendo su Ministro Secretario, el Dr. Isidoro López. Fueron también sus ministros don David Saravia y don Juan Martín Leguizamón. Nombra durante su mandato a D. Federico Stuart Comisionado Especial para construir un Fuerte Militar en “Palo Santo”, distribuyendo entre soldados y oficiales mercedes de tierras, con el objeto de fomentar el progreso de la “Colonia Rivadavia”.

Tocó a don Sixto Ovejero, gobernar en momentos muy complicados para la política de nuestra región y del país, donde las luchas y los enfrentamientos entre hermanos se hacían una dura realidad. Es por eso que como medida de gobierno suprime la Mesa de Topografía y Estadística, por decreto del 8 de Agosto. Nombró una comisión formada por don Ricardo Isasmendi y don Calixto Linares, para contratar un empréstito en Jujuy para hacer frente a las exigencias económicas de la provincia y defender la causa nacional atacada por “una invasión de montoneros que han penetrado en su territorio”.

Su gobierno estuvo signado por la defensa de la ciudad, ante la invasión de Felipe Varela, de quién su actuación es tomada de de diversas formas. Para algunos era un caudillo actuando como instrumento de una determinada política, mientras que para otros no pasaba de ser un simple bandido.

Dice de él el Dr. Atilio Cornejo en un extenso y meduloso trabajo publicado en el tomo XII y Boletín Nº 37 del Instituto San Felipe y Santiago de Estudios Históricos del año 1984: “…Felipe Varela, nacido en los límites de las provincias de La Rioja y Catamarca, era hijo del caudillo Varela, que sirviera en 1840 a las órdenes de Ibarra, en su invasión a Catamarca y que fuera vencido por las fuerzas del gobernador Cubas, a las órdenes del Gral. Casimiro Rodríguez. Actuó con el Chacho en la guerra de la Liga del Norte. En 1855 figura como Teniente Coronel del Regimiento 7 de Caballería de Línea y asiste a la batalla de Pavón. En 1862 es Jefe de Policía de La Rioja, nombrado por el Chacho Peñaloza, a quién acompañó en sus campañas contra las fuerzas nacionales que comandaba el Coronel Sandes. Se encontró luego en la batalla de Las Playas, librada el 28 de junio de 1863. Más adelante actuó como edecán de Urquiza, marchando después a La Rioja y levantándose contra el gobierno de Mitre. Falleció el 4 de junio de 1870 en Copiapó (Chile)”.

El gobierno de don Sixto Ovejero, estuvo signado como decíamos anteriormente en la defensa de la ciudad de Salta, para contener la invasión de Varela. La perturbación política, económica y militar de la provincia en aquellos momentos, exceden los límites y los propósitos de esta reseña, pero sí diremos que la aparición de Varela en Salta, tiene sus antecedentes de acuerdo a don Atilio Cornejo en las provincias de Cuyo, al ser compañero y amigo del Coronel Juan de Dios Videla, gobernador de Mendoza (1859-1861), federales ambos que derrocaron en 1866 al gobernador propietario de Mendoza don Melitón Arroyo. A raíz de ello fue nombrado interventor nacional, el General don Wenceslao Paunero.

Dice el historiador Zinny que, el movimiento de Mendoza era de vasta extensión, pues no sólo abarcaba las provincias de Cuyo y La Rioja sino que contaba con el apoyo de otras, principalmente de Córdoba y Entre Ríos (…).

Varela había lanzado un manifiesto en la ciudad de Potosí el 1º de enero de 1868, en el que sostenía que el Presidente de Bolivia, General Melgarejo, había lanzado la idea de la Alianza de las Repúblicas Americanas del Sur a fin de repeler las ambiciones monárquicas de Europa (…)

Pero trataremos de resumir de alguna manera su actuación en Salta. Varela evidentemente contaba con auxilios externos, no sólo de Bolivia, sino también de Chile. El gobierno de Salta (Ovejero) reclamó al Cónsul de Bolivia, Dr. Benjamín Dávalos y Avilés, acerca del apoyo de las autoridades bolivianas a Varela. El Cónsul de Bolivia respondió: “que el Presidente de Bolivia, no tiene el más pequeño conocimiento de estos sucesos, y que aquellos los han suministrado en calidad de negocios a individuos particulares. (Salta 24 de enero de 1867)”. Por otra parte el Gobernador de Salta, Dr. José Benjamín Dávalos, en nota al Ministro de Relaciones Exteriores, daba cuenta de sus protestas ante el Cónsul de Bolivia, Dr. Benjamín Dávalos y Avilés, ya ciudadano de Salta al contraer matrimonio con doña Asunción Leguizamón y Cobo.

Dice don Atilio Cornejo, que el 9 de Octubre de 1867, a las 8 de la mañana llegó Varela a la ciudad practicando un reconocimiento de la plaza, para lanzarse al ataque que fue rechazado. El 10 de octubre envió al Gobernador Ovejero una nota solicitando su rendición en el término de dos horas, a la cual respondiera don Juan Martín Leguizamón y diez rifleros, colocados en el fondo de la casa del gobernador, con la apertura del fuego “que estaba a la distancia de ocho cuadras”. En diciembre de 1868, Varela invadió nuevamente esta ciudad, desde Antofagasta. Trataremos estas invasiones con más detalle, al tratar la calle 10 de Octubre.

Pertenecía Ovejero al partido federal, como consignáramos anteriormente que en las elecciones presidenciales sostuviera la candidatura de Urquiza, en contra de Sarmiento, que finalmente se llevó el triunfo eleccionario. Según Zinny, fue un activo y enérgico patriota que no descansó en tomar las más enérgicas medidas de acuerdo con el Teniente Coronel Julio a. Roca, nombrado Jefe Superior de las fuerzas nacionales, movilizadas por Sarmiento para rechazar al caudillo Varela. Renunció a su cargo el 24 de abril de 1869. Se dedicó posteriormente junto a su hermano Querubín, a la explotación de su ingenio en Jujuy. Fue copropietario del mismo don Ángel Zerda; modernizaron la fábrica en 1876, al introducir novedosas máquinas de vapor. Fueron los propulsores de la fábrica Ledesma.


Dr. Ricardo Federico Mena
para El Intransigente



Currículum abreviado

El Dr. Mena- Martínez Castro es odontólogo y ha escrito dentro de su profesión diversos trabajos de investigación clínica, como asimismo acerca de variadas materias: Historia, Genealogía, Poesía, Novela, Teatro y Cuento. Pertenece a distintas instituciones académicas de la región y de Buenos Aires, entre ellas Centro de Estudios Históricos y Genealógicos Gens Nostra de Buenos Aires, Miembro correspondiente del Centro de Estudios Genealógicos de Tucumán, Miembro Fundador del Centro de Investigaciones Genealógicos de la Provincia de Salta, etc. Es autor de importantes trabajos dentro del cancionero popular. Ha recibido numerosos premios provinciales y nacionales en su quehacer. Colabora con en su columna “Las Calles de Salta y sus Nombres”.











Valorar noticia