POR EL DR. RICARDO FEDERICO MENA

Las calles de salta: Coronel Ignacio Warnes

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana una entrega para saber sobre aquellos que nos identifican
viernes, 03 de enero de 2014 · 19:06




CORONEL IGNACIO WARNES- PRÓCER ARGENTINO Y DE SANTA CRUZ DE LA SIERRA-

GUERRERO DE LA INDEPENDENCIA



El Coronel Ignacio José Javier Warnes y García de Zuñiga fue un militar y prócer argentino nacido en la provincia de Buenos Aires el 27 de noviembre de 1770, por aquel entonces virreinato del Perú y fallecido en Santa Cruz de la Sierra en 1816. Fueron sus padres don Manuel Antonio Gervasio Warnes Durando nacido en Cartagena de Indias República de Colombia y fallecido en el año 1802. Fue su madre doña Jacoba García de Zúñiga y Lizola, casada en Buenos Aires el 19 de agosto de 1765. Su padre don Manuel Antonio fue Alcalde de primer voto de la ciudad de Buenos Aires. Dentro de su genealogía familiar diremos también que su hermana Manuela fue casada con don Joaquín Prieto que luego sería Presidente de la República de Chile; otra de sus hermanas doña Josefa fue casada con el Brigadier Juan Francisco García de Zúñiga mientras que doña Martina lo hizo con el marino Baltasar Unquera de activa participación en las invasiones inglesas.


Comenzó su carrera militar en el cuerpo de Blandengues de Montevideo, y tuvo una destacada actuación durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807. Estuvo también en los inicios de la Revolución de Mayo, luego participó en la Campaña del Paraguay como lugarteniente del General Manuel Belgrano. En esta campaña cayó prisionero pero pudo regresar a su tropa luego de la batalla de Tacuarí. La fecha en que cayó prisionero fue un 6 de diciembre e 1810 y justamente en ese día, desde el campamento de La Candelaria, Belgrano libró un oficio al entonces Gobernador del Paraguay don Bernardo de Velasco. Pero el oficio no solamente fue dirigido al mencionado gobernador, sino que también los hizo al Obispo y al Cabildo de Asunción. El objetivo de este oficio era que se le hiciera un reconocimiento a la Junta de Mayo y el envío de un diputado; todo esto a fin de evitar el derramamiento de sangre.

Le cupo al entonces Capitán Warnes la misión de llevar el mencionado oficio. Estaba en cumplimiento de esta tarea cuando fue apresado por el Jefe del destacamento paraguayo Pablo Thompson, y engrillado, remitido a Montevideo, donde se concentraba la mayor parte de las fuerzas realistas.

Luego de ser liberado, formó parte del Ejército del Norte, donde tuvo una muy destacada actuación en el Éxodo jujeño, como así también en las batallas de Tucumán y Salta. Durante esta batalla dirigió una columna completa de infantería, siguiendo luego en la campaña del Alto Perú. Durante estas campañas obtuvo el grado de Teniente Coronel, siendo recomendado efusivamente por su jefe Belgrano.

Fue nombrado Jefe del Regimiento Nº6 de Infantería que pasó a la historia con el nombre del “6 de Infantería”. Warnes se destacó como decíamos en las exitosas batallas de Tucumán (septiembre de 1812) y Salta (febrero de 1813), batallas luego de las cuales el Ejército del Norte reintentó la liberación del Alto Perú. Durante las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, Warnes se distinguió por su arrojo y su gran valentía.


También fue comisionado por su jefe, para ponerse al frente de una fuerza destinada a liberar Santa Cruz de la Sierra. La campaña tuvo el éxito esperado y por tal motivo se creó una nueva provincia, también denominada republiqueta de Santa Cruz de la Sierra, adherida a las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Corría el año 1813 y se dedicó con ahínco a su tarea de avanzar a través del Chaco Boreal, para liberar a la provincia de Santa Cruz. Ya para entonces ostentaba el grado de Coronel. El gobierno de Santa Cruz estaba en dependencia de Cochanbamba, pero en la práctica, Warnes al asumir el gobierno se manejó en forma independiente.



Estando ya en Santa Cruz capacitó a sus fuerzas personalmente, y también logró fabricar en el sitio, su propio armamento. Esto permitió que el resto del ejército se replegara hacia Salta. Fue el creador del Regimiento de Pardos y Morenos, nutridos en gran parte con los esclavos a los cuales había libertado. Otro de sus regimientos fue el de Coraceros y Cazadores.

Lamentablemente no coordinó sus acciones con Manuel Asensio Padilla, pero a pesar de los conflictos internos le ayudó cuando Arenales fue vencido por el Coronel Blanco en la Angostura, y juntos obtuvieron el triunfo de La Florida, el 25 de mayo de 1814. En esta batalla Arenales fue gravemente herido a sablazos en la cabeza y en el cuerpo y cuando la batalla estaba prácticamente terminada, salió a relucir el gran arrojo del Coronel Warnes, que desafió y mató en duelo singular al Coronel Blanco.




                                       {fotorem:170866:fotorem}




Posteriormente hubo algunos acontecimientos como el que ocurrió con Rondeau que, regresando con el Ejército del Norte, recibió el ofrecimiento por parte de Warnes de caballadas y servicios de mensajes y a la vez de coordinación; estos fueron rechazados y como contraparte envió en reemplazo de Warnes, al cordobés Santiago Carreras en el gobierno de Santa Cruz. Partidarios de Warnes provocaron una revuelta en la que Carreras fue muerto.

Mientras tanto, Warnes alcanzaba y derrotaba a los realistas de Chiquitos en Santa Bárbara.


Corría el año de 1813 y esta provincia fue gobernada por Warnes hasta el año 1816. Dentro de sus funciones de gobierno se encontraba la liberación de los esclavos que pasaron a revistar el Regimiento de Pardos Libres, ya mencionado anteriormente. Derrotó al General Joaquín de la Pezuela en varios enfrentamientos a pesar de tener menor capacidad de combate; la batalla de mayor importancia fue, reiteramos, la Batalla de la Florida, el 25 de mayo de 1814. Una calle de Buenos Aires lleva el nombre de esta batalla, como así también una de Salta, y otras del país, en la que Warnes junto al entonces Coronel Arenales
vencieron al jefe español don Joaquín Blanco, pasando a ocupar la ciudad de Cochabamba. Este enfrentamiento movilizó cerca de 8.000 hombres, a orillas del río Piraí. El Coronel Mercado comandaba la caballería y, ocultas en el monte, se encontraban las unidades de Warnes. La enorme valentía de este prócer, como decíamos anteriormente, le llevó a librar un combate personal con Blanco, hiriéndolo en repetidas oportunidades; la lucha terminó con la muerte del primero.

Recordamos que Warnes derrota en 1815 en la batalla de Santa Bárbara al realista Coronel Francisco Udaeta y al Gobernador de Chiquitos.

Luego de este combate volvió a Santa Cruz y la mantuvo como un bastión contra las invasiones realistas al norte de nuestro pais.

El regreso de Fernando VII al trono español marca el envío de dos regimientos: los Talaverinos y los Fernandinos al mando del sanguinario Francisco Xavier Aguilera a fines de reconquistar Santa Cruz de la Sierra.


Las fuerzas españolas totalizaban 3.000 hombres mientras que las de Warnes solo eran 1.000 con un equipamiento militar totalmente inferior. El resultado de esta batalla favoreció a Aguilera, pero al tomar posesión de la ciudad, lo hizo solamente con 200 hombres. Los demás habían caído en la contienda. José Manuel Mercado, su más cercano colaborador marchó con las tropas patriotas hacia la cordillera.

Las fuerzas comandadas por Aguilera, eran tropas veteranas de las guerras napoleónicas y que recientemente habían derrotado al caudillo Manuel Asensio Padilla. La ejecución de tan relevante patriota estuvo personalmente ejecutada por Aguilera. Una parte de los fusileros de Warnes eran 300 jóvenes reclutados de la sociedad cruceña. Los uniformes de la infantería eran blusas blancas y pantalones del mismo color, mientras que la caballería, armada de lanzas, vestían desde los pies a la cabeza, de cuero curtido. Warnes vestía el día del combate, una chaqueta morada con visos blancos, sombrero blanco de fieltro de copa baja, botas largas de cuero y espada al cinto.


Mientras los españoles retrocedían despejando el campo de batalla, una bala de artillería hizo caer al caballo de Warnes, quedando atrapado bajo su peso. La casi segura victoria, lamentablemente se tornó en derrota. El valeroso Coronel Warnes fue muerto en aquellas aciagas circunstancias. Era tan violento el odio de Aguilera, que de inmediato mando colocar su cabeza en una pica en plaza pública. Los patriotas posteriormente, a los dos días la rescataron enterrándola en su casa.
Aguilera en mérito a este triunfo recibió de Fernando VII su ascenso a Brigadier y una condecoración de Caballero de la Orden de Santa Isabel. Posteriormente mandó ejecutar a 900 patriotas, acusados de favorecer la independencia. También por si esto fuera poco, restableció la esclavitud. Este sanguinario Brigadier fue el último en rendirse mucho después de
Ayacucho, siendo capturado en 1828 y fusilado en Valle Grande por Ignacio Warnes Insaurralde.


Varios puntos de la Argentina y de Bolivia llevan su nombre y hasta una provincia de este último país se denomina Provincia Warnes. Es uno de los tantos ejemplos para las generaciones que tienen que gobernar el país.





                                        {fotorem:170865:fotorem}






Por Ricardo Federico Mena
para







Valorar noticia