POR ROSARIO TORINO SOLÁ

Los Pueblos de Salta: Talapampa

El Intransigente comenzó este especial que enorgullece a los salteños. Cada semana una entrega para saber sobre los pueblos de Salta
lunes, 30 de julio de 2012 · 11:51

                         Talapampa, el pueblo de la
                          tranquilidad y la armonía


Talapampa es una pequeña localidad que pertenece al departamento de La Viña. En un punto salteño muy hermoso, por sus llamativas características que le regala la naturaleza, se levanta este pequeño poblado que no posee más de 500 habitantes. Son unas pocas cuadras las que forman a Talapampa, y sólo en los últimos tiempos se ha decidido realizar censo en este sitio, ya que antes era considerado tan sólo una población rural dispersa.

Pero a pesar todo, a este pueblito le sobran sus atractivos panoramas naturales, que componen un paisaje perfecto junto a sus viejas edificaciones. Muy cerca de allí pasa el rio Guachipas, que sigue viaje hacia el sur y a unos pocos kilómetros finaliza su recorrido alimentando al Dique Cabra Corral. Hacia el oeste se levantan las sierras de León Muerto, cuyas elevaciones dan al pueblo un recuadro verde, alto y espeso; muy hermoso. Y también desde la localidad se puede divisar el Cerro Áspero, uno de los más altos de toda la zona, de unos 3.127 metros sobre el nivel del mar.

Llegar a Talapampa es sentir que se llega a un lugar de lo más rustico y antiguo, donde las puertas de las viviendas permanecen abiertas, porque todos se conocen y confían en sus vecinos. Donde los chicos corren y juegan libremente en la calle, junto a algún animalito de la granja cercana. Donde los más ancianos se reúnen bajo la sombra de algún árbol a tomar mate y comer tortillas caseras. Los días son muy apacibles allí, y la vida transcurre sin muchos sobresaltos.

Los primeros días de mayo si se respira un poco más de acción en la localidad. La parroquia de Talapampa se convierte en el centro de reunión y la Virgen de Nuestra Señora del Valle, en la protagonista. Al finalizar la novena, toda la comunidad católica del departamento de La Viña llega en distintos misachicos a este lugar para unirse a la celebración y crear un domingo muy diferente, activo y emotivo. Ese día no sólo se realizan distintas actividades religiosas, como el rezo del santo rosario, la realización del sacramento bautismal a los fieles y una solemne procesión con la imagen por las calles del pueblo. Sino que también a estas le siguen otro tipo de tareas tradicionales como desfiles de gauchos, una típica comida y espectáculos con destrezas criollas.

La población nació a comienzos del siglo XX, cuando se realizó el trazado del ramal C-13, cuya principal misión era comunicar el Valle de Lerma con el Valle Calchaquíes. Y a pesar de que a estas intenciones se le sumaban otras ideas, como realizar una conexión directa con Chile y la región del Cuyo; este deseo no pudo completarse por motivos ajenos, ocasionados por un gran histórico combate. Comenzó la primer Guerra Mundial paralelamente al inicio de esta construcción, y fue esta última una más, de las tantas perjudicadas por este gran enfrentamiento. Como consecuencia de que Inglaterra, que fue uno de los protagonistas en el combate, suprimió el envío del material ferroviario necesario para la puesta en marcha de este codicioso proyecto, la construcción se detuvo.

Una antigua y pintoresca estación ferroviaria, una sencilla y agradable capilla, una escuela un poco más moderna, antiguas construcciones de adobe y más de 500 ancianos, adultos y jóvenes muy amables y humildes; componen la localidad salteña de Talapampa. Un pueblo que gracias a su hostería y a su estratégica ubicación, a mitad de camino cuando se viaja a Cafayate; quizás algún día pueda llegar a obtener el reconocimiento y prestigio que se merece.
Por Rosario Torino Solá
para El Intransigente