SALUD

"Jamás puede existir un brote de lepra"

Luego de que se detectaran 36 casos en Misiones, El Intransigente se comunicó con Eduardo Restifo, jefe de Leprología del Hospital Muñiz.
viernes, 01 de febrero de 2019 · 20:45

"Jamás puede existir un brote de lepra", advirtió Eduardo Restifo, Jefe de Leprología del Hospital Muñiz, al ser consultado por El Intransigente ante lo recientes casos de esta patología que se registraron en Misiones. En ese sentido, el especialista explicó que esta enfermedad "se puede curar perfectamente en 6 meses", al tiempo que advirtió: "Los ricos se enferman del corazón y la presión, a los microbios le gustan los pobres"

Hace escasos días, el Ministerio de Salud de la provincia de Misiones advirtió que durante 2018 se registraron unas 36 personas damnificadas, de las cuales solo 26 lograron el alta médica tras finalizar un tratamiento. Ante este panorama, El Intransigente se comunicó con el Hospital De Infecciosas "Francisco Javier Muñiz" y habló con el jefe de Leprología, Eduardo Restifo (MN: 51348).

"La lepra es una enfermedad infecciosa, contagiosa, que se desencadena por un microbio que se llama Mycobacterium leprae o bacilo de Hansen", comenzó su explicación el especialista y agregó: "Tiene una particularidad que es de evolución muy larga y lenta, tarda días", al tiempo que advirtió: "No tienen porque contagiarse todos los expuestos, se calcula que solo el 5% de los expuestos la adquieren. Por un lado, eso es un beneficio, pero por otro lado no, porque es una enfermedad silenciosa que va propagando problemas delicados".

"Es una enfermedad que nunca dejó de existir, aunque bajaron las cifras en el mundo y en nuestro país en particular. Pero eso de que hay brote de lepra en Misiones. No digamos cosas que no son, porque jamás puede existir un brote de lepra".

Asimismo, Restifo explicó que "Misiones es el lugar más afectado y justamente el Hospital Baliña es uno modelo, yo soy un referente de lepra en Buenos Aires y ellos son colegas que uno respeta mucho" y agregó: "Inclusive hay en el Gran Buenos Aires, porque hoy en día Buenos Aires es una de las zonas con esta enfermedad. También pueden aparecer casos en zonas no endémicas, por ejemplo, la zona andina", ya que "pueden aparecer casos porque alguien se mudó y la pesca otro".

"Cada tanto aparece lepra en Mendoza, en Catamarca. Las zonas del noreste argentino, Misiones a la cabeza, Formosa, Chaco, la misma Corrientes, son sitios que todavía tienen una prevalencia mayor al resto", continuó el leprólogo y añadió: "Todos los años se hace un recuento de los casos nuevos y Argentina tuvo el ultimo año 500 casos nuevos. En el 2000 había 7.001.000 casos nuevos, eso fue bajando por los trabajos de salud pública"

Es más, según resaltó en la Capital Federal y Buenos Aires puede "llegar a 20 casos, por ejemplo, el hospital nuestro en un año", y contó cuáles son los síntomas. "Sale una manchita, generalmente disminuye el color de la piel o si alguien muy velludo tiene focos sin pelos es porque el microbio ataca a los pelos, entre otras cosas, como los nervios y las glándulas del sudor", dijo Restinfo y añadió: "Se identifica porque la mancha no tiene sensibilidad, si se le provoca algún estimulo doloroso", al tiempo que aclaró: "Se puede curar perfectamente en 6 meses".

"Hay clasificaciones. La forma inicial, con las características de las manchas, y después tenemos los tipos polares, la lepra multibacilar y la lepra paucibacilar. De acuerdo a las defensas que tenga la persona. Los multibacilares van a recibir un tratamiento, en un comienzo, con tres antibióticos durante un año y luego se hace la evaluación. Los que tienen mejores defensas van a ser 6 meses de tratamiento tomando un antibiótico, y control de una vez por mes viniendo al hospital y tomando una serie de pastillas", profundizó.

Para finalizar, ante la consulta sobre la existencia de algunas medidas de prevención, Restifo afirmó: "Existen, pero se difunden poco, el exministerio algo hacía y también la Sociedad de Dermatología Argentina hacia su campaña anualmente con folletería en centros de salud, pero no en la calle, falta eso". Mientras que al preguntar sobre la posible incidencia de las condicione sociales, el especialista resaltó: "Los ricos se enferman del corazón y de la presión. La infecciones no les agarran, a los microbios le gustan los pobres. En Noruega estaba lleno de lepra y con la mejora de las condiciones de vida se fue sola".