SALUD

Descubren 5 tipos de insomnio

Dar vueltas en la cama. Revisar la hora. Taparse hasta la cabeza. La triste realidad de los que no pueden conciliar el sueño.
sábado, 16 de febrero de 2019 · 01:31

Todo listo para el día siguiente. Es la hora de irse a la cama y, finalmente, dormir. Sin embargo, al acostarse los ojos no quieren cerrarse. Dar vueltas, revisar la hora y taparse hasta la cabeza suelen ser algunas de las costumbres que tienen los que, a pesar de intentarlo, no pueden conciliar el sueño. Ahora la ciencia logró identificar 5 clases de insomnio. Enterate.

El 95% de la población adulta ha tenido algún episodio de insomnio transitorio en su vida y entre el 10% y el 15% sufre de insomnio crónico, siendo que el trastorno de sueño es el más frecuente, ya que lo padecen entre el 8 y el 18% de las personas. Sin embargo, se estima que solo el 5% visita a su médico. Pero este mal, que parece ser común, afecta tanto la productividad de quien lo padece, como así también puede genera déficits cognitivos, de memoria, problemas de ansiedad, depresión, diabetes, obesidad e hipertensión.

De todas maneras, más allá de estos números y enfermedades, esta situación se había posicionado como una suerte de enigma para los especialistas. Sin embargo, recientes descubrimientos parecen haber llevado un poco de luz, ya que lograron detectar la existencia de mecanismos cerebrales subyacentes del inconsistente.

Un reciente estudio publicado por investigadores del Instituto de Neurociencia de Holanda en The Lancet Psychiatry reveló que hay 5 clases de insomnio. Un avance que puede facilitar las causas de este mal, el desarrollo de tratamientos personalizados y la capacidad de detectar cuáles de ellos pueden tener mayores riesgos de padecer depresión.

En ese sentido, según explican los especialistas, los que padecen el tipo 1 son aquellos que sufren una angustia generalizada, con fuertes rasgos de neuroticismo asociados al riesgo de sufrir depresión. En tanto, los que pertenecen a las clases 2 y 3 tienen menos angustia y se caracterizan por su capacidad de experimentar placer y de responder a las recompensas relacionadas con dormir mejor, en especial el primero de estos.

Mientras que los que son del tipos 4 y 5 tiene un menor grado de angustia vinculado al trastorno, siendo que la diferencia entre ellos está relacionada con las situaciones estresantes que viven cotidianamente, es decir situaciones puntuales, en el último caso. En el anterior (el 4), el insomnio tiene una mayor duración y estaría asociado a traumas infantiles.

Según explicaron los científicos, que fueron liderados por la doctora Tessa Blanken, arribaron a estas conclusiones luego de estudiar, entre 2010 y finales de 2016, a 4.322 voluntarios que aceptaron sumarse al análisis realizado mediante la plataforma de internet slaapregister.nl. Siendo que un 51% de los participantes padecían insomnio, y el 49% restante fue el grupo de control.

“Si bien siempre hemos considerado que el insomnio es un trastorno, en realidad representa cinco trastornos diferentes. Y los mecanismos cerebrales subyacentes pueden ser muy distintos. Podríamos compararlo con la progresión que logramos en el caso de la demencia una vez que nos dimos cuenta de que hay diferentes tipos, como el Alzheimer, la demencia vascular y la demencia frontotemporal”, resaltó Blanken al dar a conocer este hallazgo.