EPIDEMIAS

Investigación: el calor podría elevar el riesgo de contraer gripe

Los resultados también informan sobre cómo el cambio climático puede afectar al futuro de las vacunas y la nutrición
jueves, 07 de febrero de 2019 · 12:37

Una investigación realizada en la Universidad de Tokio, en Japón le lleva la contraria a lo que nos decían las abuelas, pues resulta que no es el frío, sino el calor, lo que propiciaría el desarrollo del virus de la gripe.

El profesor asociado de la Universidad de Tokio, Takeshi Ichinohe, y el estudiante de doctorado de tercer año, Miyu Moriyama, investigaron cómo las altas temperaturas afectan a los ratones infectados con el virus de la influenza. 

"La gripe es una enfermedad de la temporada de invierno. Creo que esta es la razón por la que nadie más ha evaluado cómo las altas temperaturas afectan a la gripe", plantea Ichinohe.

Las olas de calor pueden reducir la respuesta inmune del cuerpo a la gripe, según una nueva investigación en ratones de la Universidad de Tokio, en Japón. Los resultados tienen implicaciones sobre cómo el cambio climático puede afectar al futuro de las vacunas y la nutrición. Se sabe que en 2018 se experimentaron olas de colar elevadas en el planeta.

Los resultados pueden arrojar luz sobre la desafortunada experiencia de enfermar nuevamente mientras te estás recuperando de una patología. "Las personas a menudo pierden el apetito cuando se sienten enfermas. Si alguien deja de comer el tiempo suficiente para desarrollar un déficit nutricional, eso puede debilitar el sistema inmunológico y aumentar la probabilidad de enfermarse nuevamente", señala Ichinohe.

En 2018, Japón vivió uno de los años más dramáticos en términos ambientales: "más de 200 personas perdieron la vida, se destruyeron o inundaron unas 10.000 viviendas y se produjo una intensa ola de calor", informó la ONU.

El virus de la influenza sobrevive mejor en aire seco y frío, por lo que generalmente infecta a más personas en invierno. Sin embargo, Ichinohe está interesado en saber cómo responde el cuerpo después de la infección.

Los científicos alojaron a ratones hembras adultas jóvenes y saludables, ya sea a temperatura de frío de refrigerador (4 grados Celsius), temperatura ambiente (22 grados C) o temperatura de la ola de calor (36 grados C).

Cargando más noticias
Cargar mas noticias