UN NUEVO MÉTODO

Spray nasal: el nuevo tratamiento para curar la depresión

Este medicamento tendría una absorción mucho más rápida y eficaz que las pastillas.
miércoles, 06 de marzo de 2019 · 10:21

EEUU, Washington - La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en español) ha aprobado un novedoso fármaco para el tratamiento de las personas que sufren de depresión y que no responden a ningún tratamiento, lo que sería la primera ventana que se abre en varias décadas para quienes se sufren esa enfermedad.

Según cifras oficiales, unos 16 millones de adultos en Estados Unidos sufren depresión, una enfermedad a menudo minimizada pero muy devastadora para quienes la padecen. Muchos de ellos obtienen poco o ningún beneficio de los tratamientos disponibles, ya sean medicamentos o terapia conversacional. Las cifras en todo el mundo pueden alcanzar los cien millones.

La FDA siguió las recomendaciones de expertos y aprobó la esketamina en forma de spray nasal, que será comercializada bajo el nombre de Spravato, por Janssen, la unidad farmacéutica de Johnson & Johnson's. La esketamina daría una nueva esperanza a los pacientes adultos con depresión diagnosticada resistentes a otros fármacos actualmente disponibles, como el Prozac.

Este método tendría una absorción mucho más rápida y eficaz que las pastillas, además de generar menos rechazo en los pacientes y obtener resultados más inmediatos en casos críticos.

Pierre de Maricourt, médico del hospital Sainte-Anne en París, quien participa en dos de las pruebas clínicas de fase 3 del fármaco financiado por Janssen, elogió la aprobación por las autoridades como "una gran evolución en el tratamiento de la depresión".Enfatizó la "significativa efectividad y la velocidad de acción" de la esketamina "en unos pocos días, cuando con un antidepresivo convencional son necesarias de seis a ocho semanas".

Pero también hay cautela en la comunidad médica, tanto por las incógnitas que rodean al nuevo medicamento como por el potencial de abuso que presenta. El nuevo tratamiento se deriva de un componente de la ketamina, un potente anestésico que es también utilizado ilegalmente como droga recreativa, particularmente en la escena rave.

El componente es conocido por sus efectos alucinógenos, euforizantes y de disociación de la mente y el cuerpo. “Es indudablemente un avance de gran envergadura, pero los médicos tendrán que ser muy juiciosos y aprender sobre la marcha cómo responde”, ha dicho el psiquiatra de la Universidad de Columbia, Jeffrey Lieberman, al diario The Washington Post.