ENFERMEDADES

Ayer fue el Día Mundial del Linfedema: ¿sabías de qué se trata?

El linfedema es incapacitante y discapacitante, y muchos lo desconocen.
jueves, 07 de marzo de 2019 · 09:03

Son muchas para conocerlas todas, pero hay enfermedades muy complicadas que desconocemos por completo. Luego de que el Consejo de la International Society of Lymphology (ISL) aceptara la propuesta de la declaración del Día Mundial del Linfedema para ser conmemorado cada 6 de marzo, se tiene ya un día especial para conocer y entender más sobre este padecimiento.

Datos de la Asociación Española de Linfedema (AEL), definen al linfedema como un aumento de volumen que puede presentarse en cualquier parte del cuerpo como resultado de un defecto en el sistema linfático, cita el portal especializado Su Medico.

Al respecto, Mayo Clinic refiere que el sistema linfático es una red de órganos, vasos y ganglios linfáticos que se ubican en todo el cuerpo y que muchos de ellos se ubican en regiones como el cuello y la cabeza.

Los ganglios linfáticos que se inflaman con mayor frecuencia se encuentran también en las axilas y la ingle.

Día Mundial del Linfedema: ¿qué es el linfedema?

El linfedema se puede clasificar en linfedema primario o secundario conforme su origen.

Linfedema primario. Se habla de linfedema primario cuando una persona nace con pocos vasos linfáticos o pocos ganglios y su sistema linfático no fuciona de manera correcta.

Linfedema secundario. El linfedema secundario es aquel que aparece como consecuencia de cirugía, radioterapia, infecciones por parásitos o traumatismos, lo cual generaría lesiones u obstrucciones además de un mayor trabajo para el sistema linfático.

Causas de linfedema. El linfedema puede ser producido por daños en el sistema linfático después de una cirugía o por la radioterapia.

La extirpación de los ganglios para prevenir que un tumor se disemine también puede generar linfedema.

¿Tiene cura? La AEL refiere que actualmente el linfedema es una patología crónica que no tiene cura pero tiene solución. La solución no es quirúrgica, se trata de sesiones de fisioterapia especializada que consiste en:

-Drenaje linfático manual
-Vendajes
-Prendas de compresión y contención
-Ejercicio
-Cuidados de la piel
-Orientación al paciente.

Finalmente, es importante siempre acudir con un especialista pues muchas técnicas de drenaje linfático manual han evolucionado para así mejorar la calidad de vida de los pacientes.