¿ES O NO ES?

Este es el trastorno digestivo que siempre confundimos con la gastritis

Sentir pesadez y ardor después de comer no es normal, por eso es bueno saber las causas que lo originan.
viernes, 12 de abril de 2019 · 12:48

Hablamos de una confusión muy habitual. Hasta el 15% de la población general puede sufrir episodios de dispepsia después de comer y no saberlo, lo que complica el tratamiento y empeora las molestias a largo plazo. Pero, por sus síntomas suele confundirse con gastritis, por lo que es importante aprender a diferenciarlo.

Dispepsia, un trastorno digestivo común

La dispepsia forma parte de los trastornos de motilidad intestinal, que son las alteraciones en los movimientos del tubo digestivo que condicionan un tránsito anormal de los alimentos desde el estómago hasta el recto. “Este tipo de trastornos afectan el 35% de la población mexicana y representan hasta una de cada tres consultas con el especialista”, señala el dorctor Felipe Zamarripa Dorsey, presidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología.

Entre los principales trastornos destaca la dispepsia, mejor conocida como indigestión, que suele aparecer después de comer. De acuerdo al doctor Genaro Vázquez, ex presidente de la Sociedad de Gastroenterología del Estado de Nuevo León, la dispepsia es un trastorno frecuente que afecta al 15% de la población general.

Los síntomas de dispepsia incluyen:

-Sensación de llenura con poco alimento

-Dolor o molestias en el abdomen superior

-Sensación de quemazón o ardor

-Nauseas

-Pesadez 

-Flatulencias

Estas molestias aparecen después de comer y pueden empeorar cuando hay estrés y ansiedad en el paciente. Las principales causas son comidas abundantes y condimentadas, el consumo excesivo de café, refrescos y tabaco.

En pacientes que además presentan enfermedad por reflujo gastroesofágico, la dispepsia puede ser más grave, afectando el rendimiento laboral y la calidad de vida de quien lo padece. Otras enfermedades como la gastritis causada por la bacteria H. pylori, complican el panorama y pueden empeorar los síntomas. “Los pacientes incluso pueden desarrollar trastornos como depresión, ansiedad y episodios de estrés si las molestias son muy recurrentes”, afirma el Dr. Vázquez.