NATURALEZA

Yungas, uno de los ecosistemas de mayor biodiversidad de la Argentina

Ocupan casi 4 millones de hectáreas y se desarrollan entre los 400 y 3000 metros sobre el nivel del mar
miércoles, 05 de diciembre de 2018 · 11:35

La selva de yungas es uno de los ecosistemas de mayor biodiversidad de la Argentina por sus características naturales, las actividades económicas que realiza la población en la zona y los problemas ambientales derivados del mal uso de los recursos en el área.

Las Yungas, también llamadas Selva Nublada o Selva Tucumano-Boliviana, junto con la selva paranaense, es una de las formaciones vegetales de mayor grado de biodiversidad que presenta nuestro país. Se trata de una formación vegetal que se extiende desde Venezuela hasta las laderas orientales de las Sierras Subandinas en nuestro país, abarcando las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y parte de Catamarca. Ocupan casi 4 millones de hectáreas y se desarrollan entre los 400 y 3000 metros sobre el nivel del mar.

El bioma de yungas es fundamental para el equilibrio ecológico de gran parte de Sudamérica ya que por una parte sus selvas sirven de "corredor" latitudinal para el flujo de especies animales y por otra parte las mismas densas florestas sirven para retener enormes cantidades de agua que luego, desde las mismas yungas, en forma de caudales fluviales, irrigan y fertilizan enormes extensiones continentales; baste tener en cuenta que la Cuenca Amazónica y la Cuenca del Plata reciben la mayor parte de sus caudales constantes a partir de la zona de yungas.

El clima por lo general es muy lluvioso, nuboso y cálido, pero a mayores altitudes o latitudes las temperaturas son más extremas entre el calor y frío, y las lluvias son estacionales con una temporada seca y una lluviosa. Presentan un relieve típico de montaña, en el que predominan las pendientes desde muy pronunciadas a leves, y en donde hay áreas de abrupta topografía, que por lo general “acompañan” los cauces de ríos y quebradas, áreas de pequeños microvalles rodeados de serranías, muchas veces ocupadas por campesinos trashumantes.

En Argentina esta ecorregión natural es cada vez más visitada, particularmente por su exuberancia de aspecto tropical, su alta biodiversidad, y sus paisajes, en fuerte contraste con las regiones secas del Chaco y la Puna.

Y así como recibe cada vez más visitantes, más empeño se debe poner para protegerla.

Más de