Inundaciones

"El escurrimiento de las aguas es muy lento"

Así lo manifestó el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina Carlos Vila Moret en diálogo con El Intransigente, y consideró que 'la obra pública se tiene que transformar en una política de Estado'.
lunes, 21 de enero de 2019 · 18:37

Luego de un durísimo temporal que azotó a diferentes sectores rurales de la Argentina, dejando cientos de hectáreas bajo el agua, las entidades de productores buscan visibilizar la situación crítica por la que atraviesan actualmente tras las inundaciones y reclaman prórroga para el pago de préstamos y consideración por el quebranto que están sufriendo. Carlos Vila Moret contó a El Intransigente las condiciones en las que quedaron las áreas afectadas.

En ese sentido el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina advirtió que las zonas damnificadas “realmente se encuentran con muchos problemas, el escurrimiento de las aguas es muy lento, tiene una dinámica lejos de la deseada, y las consecuencias de las inundaciones -amén de lo que le está pasando a muchísimos conciudadanos que ven peligrar su hogar, que tienen problemas en el conurbano de las ciudades de Chaco y Corrientes- la producción agropecuaria tiene un timing distinto en la recuperación que es que en la ganadería”.

El año entrante “vamos a sufrir efectos  con muy bajas tazas de preñez, con hacienda que no se va a recuperar, que no va a poder tomar servicio, amén de la mortandad propia y de la pérdida de peso propio que tiene una inundación, que no pueden cuantificar y decir “bueno perdimos x cantidad o miles de cabezas”, todavía no se conocen los números, pero cuando sepamos eso vamos a tener que sumarle cuantos terneros menos vamos a tener el año que viene y lo mismo en las zonas agrícolas”, agregó.

Al hablar sobre la Ley de Emergencia Agropecuaria y las acciones que se llevarán a cabo para esta situación Vila Moret sostuvo que, a su parecer, “para salir de esto se necesita que las obras públicas se transformen en políticas de Estado, la coyuntura nos pone en la necesidad de apurar las obras hidráulicas”. 

“La obra pública se tiene que transformar en una política de Estado y no solo en la región de Chaco y Corrientes, sino en gran parte de la Argentina en la que se ve que estos exabruptos climáticos son recurrentes y que volvemos a tener periodos de sequía, periodos de inundación, entonces se requiere estrategias que formen parte de una política de producción y después, por supuesto para salir de la coyuntura, una política de créditos, que con las tasas que hay hoy es muy difícil que el productor pueda recomponer su stock ganadero, que pueda volver a levantar sus alambrados, que pueda recuperar sus pasturas, que pueda volver a sembrar, tener capacidad de compra de los insumos necesarios para poner su campo nuevamente en producción”, subrayó. 

“Una emergencia agropecuaria está lejísimos de satisfacer las necesidades que van a tener los productores agropecuarios, no solamente ahora, que, por supuesto las tienen, sino dentro de un par de meses donde ya no esté en las noticias la inundación y las vacas que se murieron, pero un año más va a seguir el productor agropecuario acarreando las consecuencias nefastas que tiene un exabrupto climático de esta naturaleza”, se quejó.

De este modo, el productor consideró que el desastre natural podría haberse evitado a partir de obras públicas que le quiten gravedad a las inundaciones. Sin embargo, también reconoció que las obras no evitar el mal clima y que deje de llover, “lo que si puede evitar es que en vez de que el campo este inundado tres meses, lo esté una semana o diez días hasta que el agua escurra”, aclaró. 
Vila Moret sostuvo que lo que necesitan los productores es un buen sistema de escurrimiento, para que en caso de que llueva 400 ml en una semana, el temporal “no se convierta en una pérdida de un año”.
 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia