CONFESIÓN

Habló una de las víctimas del presunto pediatra abusador de la ORT

Tras conocer las denuncias contra el presunto especialista, un hombre decidió romper el silencio y contar su dura experiencia.
miércoles, 09 de enero de 2019 · 23:59

A mediados del diciembre del año pasado, se conoció una denuncia de abuso presentada contra un médico pediatra que trabajaba en la escuela ORT. Una de las víctimas fue Malena Filmus, hija del diputado del Frente Para la Victoria (FPV), Daniel Filmus. Sin embargo, ella no fue la única que acusó a Alberto Cirulnik, ya que luego se sumaron 26 personas. Ahora, Daniel Braverman, un hombre de 56 años que está radicado en México, decidió romper el silencio y admitió que habría sido uno de los primeros en padecer los ultrajes del especialista.

En declaraciones al canal de noticias TN, el hombre que vive en Guadalajara relató la dura experiencia que tuvo que vivir cuando cursaba en la escuela Scholem Aleijem, en 1975. Según explicó, Cirulnik aún era estudiante de medicina, no superaba los 30 años y se desempeñaba como secretario de dirección en el colegio judío.

Tras cursar toda la primaria en ese instituto educativo, Braverman comenzó la secundaria en otra escuela, pero aún concurría a Scholem Aleijem para realizar estudios complementarios de judaísmo. Ese fue el momento del abuso, cuando tenía 13. Durante una tarde, el presunto pediatra le pidió que lo ayudara en unas "prácticas médicas". 

Según explicó, hace algunas semanas se enteró de las denuncias mediante un mensaje en un grupo de WhatsApp que comparte con sus compañeros de aquella época. "No lo puedo creer, ¿se acuerdan de este tipo?", dijo que fue el comentario y hombre decidió romper el silencio tras 43 años. "Me volví casi loco. Puse en el chat: 'Si lo conozco y fui abusado por él'", relató Braverman

Es que durante todos esos años él cría que había sido su única víctima. Mientras que, a pesar de temer que sus compañeros no le creyeran, recibió muestras de apoyo. "No sé qué habría hecho si no me hubieran creído. Fue un alivio contarlo. En el grupo está el director del Scholem de aquella época, un tipazo. No solo me creyó sino que me ofreció inmediatamente ayuda y apoyo", admitió el hombre.

"Te hacía sentir bien: te valoraba, te conquistaba y después abusaba de vos", relató al hablar del comportamiento del especialista, y recordó que Cirulnik se ofreció a quedarse después de hora con él para poder preparar una materia que debía rendir. "Él no tenía obligación de quedarse conmigo, no era su función. Yo le estaba agradecido", aseguró.

Sin embargo, todo cambió cuando Cirulnik se aprovechó de la situación y le dijo: "Hasta el momento, yo te ayudé a estudiar, ahora te quiero pedir que me ayudes con unas prácticas médicas para la carrera". "Claro, te ayudo", fue la respuesta de Braverman y relató que tras hacerlo ponerse de pie lo "puso contra la pared, me bajó el pantalón, me dijo 'te tengo que palpar, no te asustes', me tocó los genitales y de repente me metió el dedo en el ano". Tras esta situación, se subió los pantalones y se fue

"En ese momento se hablaba de desaparecidos, pero no de abuso sexual infantil", dijo el hombre, al tiempo que aseveró que luego se alejó del supuesto pediatra. "Lo que me da bronca es pensar que si yo hubiera hablado en su momento, tal vez todas las víctimas posteriores, las que tienen 20 o 30 años, no habrían pasado por eso. Pero por otro lado, pienso que no me habrían creído", aseveró y destacó que luego Cirulnik dejó de trabajar en el Scholem Aleijem.

Asimismo, confesó: "Yo trataba de ignorar lo que había pasado. Mi vida fue una mierd... después. Tenía un tremendo sentimiento de culpa. Sabía que algo estaba mal, que no lo podía contar porque nadie me iba a creer. Es como ir cargando un peso insoportable toda la existencia" y agregó: "Yo pensaba que lo había superado, pero esas son cosas que jamás se olvidan". "Quiero que tenga un castigo por lo que hizo. No solamente por sus víctimas o por las víctimas de abuso argentinas. Para que todos los pedófilos del mundo vean que tarde o temprano, lo que se hace se paga", puntualizó el hombre al tiempo que, al hablar sobre su vida, relató que se casó, tuvo tres hijos, se separó y fundó una fábrica de ropa de playa en Guadalajara.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia