Tecnología

Por qué las plataformas de trading son furor aún entre los más novatos

Ganar dinero no es una mala palabra. Y aprender a hacerlo en Forex no es difícil: constancia y aprendizaje.
lunes, 18 de febrero de 2019 · 15:40

Lo que antes era para unos pocos, hoy no lo es. Gracias a la mayor cantidad de información, a la tecnología y a la instrucción financiera, cada vez son más los jóvenes (y no tanto) que sin tener conocimiento sobre el tema se adentran en el mundo del trading. No, no es un término exclusivo de expertos en finanzas: es un sistema para poder invertir y ganar dinero que sólo requiere de dedicación, instrucción y ganas de tener ingresos extras.

Antes que nada, ¿qué es el Forex?

FoRreEx son las iniciales de Foreign Exchange, o más conocido como mercado de divisas donde se compran y venden estas divisas de todo el mundo. Se trata, además, del mercado de activos financieros más grande a nivel mundial con un volúmen de negociaciones estimado en billones de dólares.

Para extender la explicación, el mercado de divisas es histórico porque la humanidad siempre intercambió monedas de distinto valor y funciona todos los días las 24 horas del día, sostenido por una red interbancaria global, cuyos centros financieros más importantes son Londres, Nueva York, Tokio y Sydney.

Por ello, si sos un principiante, nada mejor que leer, entender y aprender sobre esto y, mientras tanto, mediante un broker -el intermediario entre vos y las operaciones de trading- operar en el mercado de divisas.

Una de las plataformas más reconocidas y prácticas para operar en Forex y la bolsa de valores es MT5, la cual te permite realizar análisis técnicos, usar sistemas de comercio automático y realizar cualquier tipo de operaciones comerciales en línea, entre otras ventajas. 

El mercado de divisas (Forex) supera en volumen a todos los mercados conocidos, que creció 2.000 por ciento en las últimas tres décadas, o que nunca se cierra, con lo cual cuando uno quiere comprar no hay demora alguna y casi que se eliminan las pérdidas por esos delay en, por ejemplo, el Merval o el Bovespa.

Si bien esto significa entrar en detalles antes de tiempo -pensando en modo novato- existen dos mercados bien diferenciados: tendencia y lado, pero el primero de ellos es el más proclive a poder hacer buenas ganancias. ¿Por qué? Porque las monedas siempre tienden a recorrer tendencias a futuro o más largo plazo, tiempos que podemos calcular en meses o años.

¿Qué significa? Qué la volatibilidad es mucho mejor en comparación con las acciones en Wall Street, donde en pocos minutos o días una empresa puede cotizar muy arriba o muy abajo con un simple rumor. La divisa, en cambio, es una moneda nacional que recorre mucho más tiempo de vida con un mismo o similar valor. Simple: cuanto menos volátil, menos riesgo.

Luego, hay varios puntos que, con simplemente estar medianamente informados, podemos anticiparnos a tomar decisiones que nos eviten perder y poder ganar dinero. Y esto tiene que ver con que el día a día en tu país y en el mundo hay eventos que terminan por modificar las divisas y la compra venta de ellas.

¿Cuáles son esos eventos?

A nivel global, pueden ser los anuncios de un Banco Central en alguna parte del mundo que dio a conocer cambios en los tipos de intereses. Más aún si hablamos de una potencia global.

También, a nivel micro, el desenvolvimiento de un gobierno, si se adeuda más, o refinancia préstamos con alguna entidad. Asimismo, el curso de la economía de un país es factor clave para las divisas.

También hay que estar atento a todo evento de impacto regional o global no sólo en términos económicos sino también geopolíticos, territoriales o bélicos. 

Los indicadores económicos, las encuestas, las elecciones o el humor financiero son algunas de las tantas variables que pueden parecer muchas e incontrolables, pero sólo se trata de prestar atención a lo que pasa. O, en todo caso, delegarle todo a un broker para que él sí tome las decisiones.

Nada de esto es imposible, por eso cada vez más el Forex se expande a todos los rincones y más personas ingresan a un mundo del que no lo abandonan más.