INFORME DE LA UCA

Los pobres sufren el doble la depresión y la ansiedad

Así lo revela una investigación desarrollada por la Universidad Católica Argentina, abordada desde una perspectiva no económica.
sábado, 16 de marzo de 2019 · 01:30

La depresión y la ansiedad afectan dos veces más a las personas que se encuentran bajo la línea de pobreza, quienes también presentan porcentajes más altos de infelicidad y falta de proyectos, tal como asegura un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

La investigación, que tiene como objetivo abordar la pobreza desde una perspectiva no económica, indicó también que los porcentajes "son mayores en mujeres que en hombres y en la franja etaria de 35 a 59 años que en el resto de la población". 

"Para medir el malestar psicológico se elabora un índice que mide sintomatología ansiosa o depresiva en base a una serie de preguntas", explicó Solange Rodríguez Espínola, investigadora del informe denominado "Malestar Subjetivo (2010-2018). Asimetrías Sociales en los Recursos Emocionales, Afectivos y Cognitivos". 

Una de las cifras presentadas arroja que en 2018, el 33,1% de las personas bajo el nivel de pobreza presentó alta sintomatología de ansiedad y depresión, contra 17,2% de las personas no pobres. 

Además del malestar psicológico, el estudio contempló otros tres indicadores: "el afrontamiento negativo", esto es la conducta evasiva a pensar una situación problemática que lleva a no realizar intentos activos por intentar resolverla; la autopercepción de sentirse poco o nada feliz, y el déficit de proyectos personales. 

Al analizar esto, Rodríguez Espínola aseguró que: "En estos últimos tres indicadores sucede lo mismo que con el malestar psicológico, cuanto menor es el nivel socio-educativo, peor es el indicador". Y añadió: "Esto es lo que el estudio pone en evidencia porque si una persona no tiene condiciones emocionales para sostenerse o pensar a futuro, más difícil va a ser salir adelante, entonces si bien hay cuestiones económicas adversas que dan origen también se retroalimentan a partir de todo el resto de las carencias".