HOMENAJE

Google le dedicó un doodle al "padre de los sordos"

Charles Michel de l'Épée nació el 24 de noviembre de 1712 y fue el fundador de la primera escuela pública para 'no oyentes'.
sábado, 24 de noviembre de 2018 · 02:20

Actualmente, cada país tiene su propia Lengua de Señas. Algunos de estos signos, que pueden realizarse con una mano o ambas, pueden ser similares, pero tal y como pasa con los "oyentes", no todos hablan el mismo idioma. Sin embargo, se puede decir que tuvieron el mismo padreCharles Michel de l'Épée, un hombre que este 24 de noviembre cumpliría 306 años y a quien homenajea Google con el Doodle del día.

Hoy, la lengua de señas a comenzado a incluirse en diversos programas televisivos, que van desde dibujitos animados, para los más pequeños, hasta los extensos debates parlamentarios. Sin embargo, en la época de Charles Michel de l'Épée, se creía que las personas con discapacidad auditiva (que bien vale aclarar pueden ser tanto sordos como hipoacúsicos), eran incapaces de aprender. 

Es por eso que este hombre, que hoy ya pasaría los 3 siglos de edad, se propuso desarrollar un método visual que fue el punto de partida para la Lengua de Señas y que marcó el camino para un modelo de enseñanza para los "no oyentes", lo que permitió comenzar a derribar las barreras de aquellos que fueron discriminados por padecer esta discapacidad. 

Pero eso no fue todo, Charles Michel de l'Épée fue el fundador de la primera escuela pública para sordos, una patología que aún hoy algunos creen que está acompañada con la mudes, algo que en raras ocasiones ocurre, ya que la imposibilidad de desarrollar un lenguaje oral fluido está vinculada con la primera dolencia: no pueden escucharse y eso dificulta el perfeccionamiento en su modo de hablar.

"Todos los sordomudos que nos envían ya tienen un lenguaje", escribió el francés que nació en Versalles un 24 de noviembre de 1712 y agregó: "Tiene el hábito de usarlo y entiende a otros que lo hacen. Con él expresa sus necesidades, deseos, dudas, dolores, etc., y no comete errores cuando los demás se expresan de la misma manera".

Luego, comenzó a dar clases particulares a dos hermanas "no oyentes" que residían en los barrios pobres de París y que se comunicaban mediante este lenguaje de signos. Ya en 1760, con el dinero de su propia herencia, fundó la Institution Nationale des Sourds-Muets à Paris, una institución educativa pública para sordos, la cual, hasta la actualidad mantiene sus puertas abiertas. En tanto, su fundador fue reconocido por la Asamblea Nacional francesa como un "benefactor de la humanidad" e instauró los derechos de las personas "no oyentes" en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de Francia.