Entrevista exclusiva

Singularity University destaca proyecto tecnológico local

El Director de Biotecnología de la prestigiosa institución de Silicon Valley visitó Buenos Aires por el proyecto GENis y dialogó con El Intransigente.
domingo, 25 de noviembre de 2018 · 17:00

El experto Raymond Mc Cauley, Director del área de Biotecnología de Singularity University, institución radicada en Silicon Valley con sede en el NASA Ames Research Center, visitó Buenos Aires para participar de las XVI Jornadas de la Sociedad Argentina de Genética Forense (SAGF) celebradas en el Centro Cultural de la Ciencia entre el 21 y el 23 de noviembre. El evento fue auspiciado por la Fundación Sadosky y contó también con la participación del presidente de la Sociedad Internacional de Genética Forense, el austríaco Walther Parson y numerosos especialistas del país. En este marco, El Intransigente tuvo la posibilidad de entrevistar al Dr. Mc Cauley y consultarle acerca de su visita y de las perspectivas generales de la biotecnología para la Argentina.

Respecto al motivo de su visita a nuestro país, Mc Cauley dijo que vino a la Argentina en calidad de “invitado por el ministerio de Ciencia y Tecnología para participar de un evento muy importante que es la presentación de GENis”. “Se trata de un desarrollo informático local que aporta una solución eficaz para mejorar la administración de justicia empleando ADN de evidencias halladas en escenas de crimen. También sirve para buscar personas desaparecidas a través del perfil genético de sus familiares. Es un sistema innovador y enteramente fruto del talento local”, explicó.

¿Una especie de CSI?, le consultó El Intransigente y el miembro de Silicon Valley lo ratificó: “Efectivamente. El ADN ingresó al mundo forense, como medio de identificación humana, hace solo 30 años. El primer caso fue resuelto en el Reino Unido. Desde entonces, varios países se sumaron a esta ola. Argentina, de hecho, fue uno de los pioneros en la disciplina con la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos en 1987. Un hito temprano y notable, enfocado a la recuperación de la identidad de niños nacidos en cautiverio durante la última dictadura militar”. 

Cuando se le preguntó por el avance concreto que representa GENis para la Argentina, precisó: “Es una herramienta novedosa por varios motivos. Por un lado, es el primer producto de su tipo hecho en América Latina, lo cual en sí ya es un mérito y brinda una idea de la complejidad involucrada en su desarrollo".

"Hasta el momento, por ejemplo, solo los EE.UU. y algunos países europeos han logrado diseñar sistemas propios para gestionar sus bases de datos genéticos. Pero además, el consorcio que desarrolló el sistema lo hizo con una filosofía de código abierto y de crowdsourcing. Es decir, todo se construyó apuntando a generar una herramienta que evolucione conforme los aportes de la propia comunidad usuaria y que no implique la necesidad de quedar atado a lenguajes o sistemas operativos licenciados”, explicó.

“Ciertamente, es un logro técnico que en muchos aspectos sobrepasa esfuerzos previos de otras naciones. Ahora que GENis ha logrado consolidarse con su instalación en 15 provincias, también quedó demostrada la posibilidad de construir localmente otros productos similares, tanto para el bien público como para oportunidades comerciales. Esto, sin lugar a dudas, es materia de celebración, no solo como un asunto de orgullo nacional, sino también como un paso importante para establecer el tipo de ecosistema necesario para permitir que la biotecnología florezca en la región”, añadió.

En cuanto a las perspectivas concretas que tiene la Argentina con la biotecnología, el especialista mencionó que son “inmensas”. Y contó: “Actualmente ya es un actor clave en esta disciplina. Es, por ejemplo, el tercer productor mundial de granos genéticamente modificados. Y no solo destaca por la magnitud de su superficie sembrada sino también por las nuevas variantes que están siendo concebidas y diseñadas aquí. La soja resistente a sequías de BioCeres es un gran ejemplo de ello. Además, Argentina es un líder reconocido en clonación animal y edición genética. Una industria emergente del siglo XXI”.

“Los recursos naturales de este país son históricamente bien conocidos, pero su activo más preciado no reside allí sino en la calidad de sus recursos humanos. El proyecto GENis es una prueba clara de ello y otra señal de las grandes cosas que debemos esperar de Argentina”, concluyó.