DOODLE DE GOOGLE

Google recordó a uno de los pintores más importantes del barroco: Bartolomé Murillo

En el Doodle de este 29 de noviembre, el reconocido buscador homenajeó al reconocido artista sevillano, quien habría cumplido 400 años
jueves, 29 de noviembre de 2018 · 02:40

Este 29 de noviembre, el reconocido pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo habría cumplido 400 años y fue la fecha elegida por Google para homenajearlo con sus ya clásicos Doodles. Es que el artista español es considerado como uno de los más representativos del Barroco gracias a sus impresionantes técnicas tenebristas, naturalistas y del claroscuro.

A pesar de que este día fue el elegido por el popular buscador, no se sabe a ciencia cierta cuándo fue su nacimiento, ya que no existen registros. Sin embargo, aparece en su partida de bautismo, la cual está datada en el 1 de enero de 1618, siendo que por esos años era una costumbre habitual que esa ceremonia religiosa se celebrara a poco tiempo del nacimiento.

De todas maneras, esta misma incógnita no se extiende hacia su lugar de nacimiento, ya que no quedan dudas de fue en Sevilla, la capital de la provincia de Andalucía, donde fue el más pequeño de 14 hermanos. Su padre Gaspar Esteban, era barbero cirujano, pero falleció cuando el artista tenía tan solo 9 años, con lo cual las necesidades comenzaron a hacerse sentir en su numerosa familia, una situación que se agravó cuando murió su madre, María Pérez Murillo, un año después, en 1628. 

Su camino en las artes se iniciaron de la mano del marido de su prima, Juan del Castillo, quien, en 1635, lo adoptó como aprendiz, pero tras este dato, poco se conoce sobre su adolescencia, al igual que gran parte de su vida. Existen versiones de que viajó hacia América, pero lo cierto es que no se habría alejado de su ciudad natal por mucho tiempo.

Sin embargo, se conoce que tuvo algunas travesías hacia Madrid donde conoció a Diego Velázquez en 1942, incluso volvió a esa tierra en 1658, y mantuvo encuentros no solo con ese artista, sino también con Francisco de Zurbarán y Alonso Cano, algo que, según los expertos, se trasladó a sus pinceladas donde se aprecian elementos renacentistas italianos.

Lo cierto es las obras de Murillo cuentan con una fuerte influencia católica, religión que profesaba, al igual que los retratos sociales, haciendo hincapié en los desamparados y los más desprotegidos de la sociedad española de su época, teniendo entre sus obras más famosos a niños pobres como principales protagonistas. Sin embargo, también fue requerido por los niveles más altos de la sociedad. En 1660, Murillo fundó una academia de pintura, junto a Francisco de Herrera el Mozo, la cual se enfocaba en el perfeccionamiento de los recursos técnicos del arte del lienzo.

Vale destacar que uno de los puntos que se conoce de su vida es su casamiento con Beatriz de Cabrera, a los 27 años, el cual se celebró en la iglesia de la Magdalena en Sevila, en el año 1645, con quien tuvo, según algunos historiadores, unos 10 hijos, de los cuales entre 3 y 5 fallecieron durante su infancia. Tras una década junto a su esposa enviudó y no volvió a casarse. Siendo que falleció el 3 de abril de 1682, en Sevilla, la misma ciudad que lo vio nacer.