ARTE

“Cosmogonías”: todo esto es pasajero

La muestra de Florencia Rothschild muestra, con elegancia y a la vez dureza, la condición efímera que acompaña al ser. 
viernes, 15 de febrero de 2019 · 20:01

La mayoría de las representaciones de “Cosmogonías” de Florencia Rothschild parece derretirse. Se esparraman sobre el soporte como si la temperatura alterara su estado natural o, en cambio, fuera una decisión de la artista  que a través de esa maleabilidad dice sobre el ser. Ya saben: el humano tiende a adaptarse a todo.

Sin embargo, no deja de inquietar el significado que cada una de esas piezas; en especial aquella en la que un rostro parece el de cientos y a la vez el de ninguno. ¿Es ese otro mensaje? ¿La artista nos dice que, dentro de la sociedad contemporánea, la personalidad e individualidad está dejando de ser para transformarse en algo lleno y a la vez indefinible?

No parece casualidad que haya tantos rostros y máscaras desplegadas en el Centro Cultural Borges como parte de su trabajo. Sobre ello, explica Eduardo Stupia que “en sistemática confluencia, los rostros, los gestos, las poses y las antropomórficas figuras corporales dialogan, se estremecen y distorsionan en turgentes células globulares, que a veces tienen la deliberada simpleza de una expresividad rústica, primaria, o bien semejan estilizadas versiones de arcaicas anatomías”. Estremecen. Distorsionan. Rústicas. 

Es decir, acá todo es lo que parece y a la vez no, porque puede que el mensaje implícito en todo esto estribe en la fugacidad del ser, en su condición finita. De ahí que esa capacidad de distorsión, esa maleabilidad que experimenta al crecer, sea una manera de documentar su paso por la tierra. Cabe acotar que, ni es lineal ni tampoco repleto de placeres: en los rostros de Florencia Rothschild se pueden advertir distintos dramas y miedos.

El colorido de las piezas contrasta con esas emociones. Entonces, se revela el riesgo y principal atractivo de la propuesta: la posibilidad de que, en un recorrido en apariencia placentero, el autor se reconozca en alguna de esas caras, en alguna de esas circunstancias.