EL RECOLETA

El encanto de los discos de vinilo

Siguen atrayendo a distintas generaciones que mantienen viva una tradición llena de historia y significado: un disco es más que un disco.
sábado, 23 de febrero de 2019 · 22:13

Organizar una feria de vinilos es casi un acto contracultural, en tiempos de reproducciones digitales, de playlists y youtubers. Ese romanticismo con el que se acercan distintas generaciones a los antiguos discos es una revolución en este contexto, una que encontró en el Centro Cultural Recoleta un aliado a través de la organización de una tarde en la que los vinilos fueron los protagonistas. 

Aunque el plan era servirse de unos de sus jardines para realizar todo el despliegue de antigüedades musicales, la lluvia impidió que fuera así. La suerte de festival no sería a cielo abierto pero sí en el área de trabajo del lugar. Ningún problema. Cientos de discos en cajones podría ser consultados por curiosos o especies de coleccionistas, mientras algún DJ amenizaba la propuesta. 

Hay al menos dos formas de acercarse a estos cajones. La curiosidad como puente para resolver la extrañeza: sí, antes la música se escuchaba a través de esas cosas negras y encantadoras. Oh, mira cómo son. La otra manera, desde la seducción que producen esas piezas.

Un disco no es un disco sino especie de obras de arte, a ojos de no pocas personas que se acerca a este tipo de espacios. Detallan la portada, cada gesto curado, perciben la trascendencia del artista o banda, revisan el disco… Aunque no paguen millones por ellos, van por los distintos géneros buscando objetos de colección.

Se les ve como reliquias, objetos de colección que alguno otro, cuando no decenas o cientos, también quisieran tener. Entre tanto, ambos grupos conforman una atmósfera en los que todos celebran una tradición que aún se conversa, más allá de Spotify.