SHOW

El espectacular mundo de los insectos cobra vida

A diez años de su primera función, viene al país por primera vez “Ovo”, el espectáculo itinerante del Cirque Du Soleil.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 17:06

Aunque los seres humanos no puedan comunicarse con ellos, los insectos componen su propio universo, ecosistema, y con frecuencia a través de las artes son utilizados como medio de expresión. El cine, con la película “Bichos: una aventura en miniatura”, puede que haya ofrecido una de las mejores muestras de este interés del arte; pero desde hace diez años el Cirque du Soleil también se apropia de los insectos para componer.

Lo hace a través de OVO, el espectáculo itinerante en el que se recrea el modo de vida de distintas especies. Desde su primera función, de la mano de la coreógrafa brasileña Deborah Colker el 23 de abril de 2009, la ramificación del Circo continúa siendo parte de su cartera de espectáculos globales.

Con una variante, en relación con aquella función de 2009: el cambio de formato. De 2009 a 2016, el espectáculo se presentó bajo lona. Luego de 2015, la producción alcanzó otra escalada. Se transformó en un mega espectáculo que involucra una pared de 19 metros de ancho, 8 metros de alto. En ella están incrustados 24 “huevos luciérnaga” que forman parte del show de luces, entre otros aspectos que involucra un huevo que alcanza los 8,5 metros de ancho cuando es inflado

Este último recurso en clave en el relato que OVO compone a través de los insectos, porque su cotidianidad se verá afectada debido a él. La aparición de este huevo obliga a todo este pequeño ecosistema a plantearse una serie de preguntas su forma de vida y, a su vez, les muestras otros caminos y emociones posibles.

Esto ocurro mientras en el escenario se despliega un juego de luces que encuentra en los diálogos y emociones de los personajes una serie de tensiones y valores descubiertos a través del espectáculo, atravesado por el ciclo de la vida y la noción de que todo final involucra un nuevo comienzo.