LUJO

Moganshan: la Saint-Tropez de China

Es el lugar elegido por líderes políticos, empresarios, religiosos y personas de alta injerencia social. Hoy, la alta sociedad sigue eligiendo sus exuberantes montañas como lugar de descanso.
domingo, 03 de febrero de 2019 · 11:38

Alrededor del mundo, las familias de alto poder tienen su lugar de veraneo (o vacaciones) establecido en las afueras de las grandes ciudades. En Argentina, Villa La Angostura o Cariló; en Nueva York está The Hamptons; en España, Marbella y en Francia la magnífica Saint-Tropez. Oriente no se queda atrás, China tiene a Moganshan a dos horas y media al suroeste de Shanghai. Los residentes adinerados de China encontraron en el Monte Mogan (la traducción de Moganshan) el refugio de la ciudad.

Fue en el siglo XIX cuando los visitantes construyeron sus mansiones en piedra entre las colinas y a su vez fueron surgiendo a su alrededor iglesias, bancos, librerías, panaderías, entre otras tiendas. Sus residentes son personas muy influyentes: líderes políticos, empresarios, religiosos y personas de alta injerencia social. Hoy, la alta sociedad sigue eligiendo sus exuberantes montañas como lugar de descanso.

Los alrededores de esta montaña ofrecen el más fresco aire y naturaleza pura. Es un mundo alejado del centro urbano donde la población supera los 25 millones de habitantes. La élite suele alojarse en las mansiones restauradas de Moganshan y durante pasean por las plantaciones de té y saborean vinos franceses hacia la noche.

La oferta hotelera de Moganshan es de alto nivel. Las propuestas de hoteles son costosas por el lujo que ofrecen: piletas, cascadas, habitaciones elegantes, servicio personalizado y altísima privacidad. Los hospedajes tiene una gran historia detrás y todos ofrecen un servicio gastronómico que deja a todos sin palabras: cocina tradicional con toques milenarios y etiquetas de vinos de todas partes del mundo. 

También, en las propuestas de hospedaje de Moganshan hay sofisticadas "chozas de tierra" confeccionadas con materiales totalmente naturales y rodeadas de bosques de bambú. Allí, los huéspedes pueden trotar a caballo por los senderos próximos a la montaña. Además, es un lugar ideal para andar en bicicleta, caminar o realizar yoga al aire libre, el paísaje es impagable con ríos, cascadas, piscinas de roca y mansiones de piedra que hacen una fotografía inigualable. El rafting también es una buena opción.

Es entre julio y agosto cuando los precios de Moganshan son más elevados. Es mejor planear una visita durante la pre temporada en mayo o junio, pero también el invierno permite disfrutar de los alrededores tranquilos y las colinas cubiertas de nieve. Cualquiera sea la época del año, este mar de plantaciones de té es un relajante al rush de China.

 

Más de
Cargando más noticias
Cargar mas noticias