PAGANA CASA DE ARTE

Sueño y colores en una encantadora home gallery

La galería presenta “Vórtice”, de Laura Antonio. Pinturas producidas durante 2017, 2018 y parte de 2019, en las que predominan las referencias oníricas.
sábado, 16 de marzo de 2019 · 14:34

Pagana Casa de Arte abrió su ciclo de exposiciones 2019 con la muestra “Vórtice” de Laura Antonio. Misticismo, guiños oníricos e instinto movilizan una exposición en la que la intensidad del color puede contrastar con el blanco y el negro o los vacíos de varias de las piezas.

Es tal la preponderancia de los espacios en blanco que la decena de obras adentran al espectador en una especie de cielo. A Pagana se llega a través del jazz que se escapa por su puerta, la recepción con una copa de vino y la artista recibiendo a los asistentes. En esta oportunidad fue la pintora Laura Antonio, quien desde 2008 expone con frecuencia Buenos Aires, tanto de forma colectiva como individual.

Las piezas que acá se reúnen forman parte de su producción durante  los últimos tres años. “Todas las obras que hago, por la técnica, llevan mucho tiempo”, explica, para luego describir su método: “Tomar la obra, comenzarla, dejarla estar, esperar, volver a retomarla. Entonces, entre una cosa y otra, hay piezas que me han llevado varios meses por ese proceso de ir y volver. Trato de no pensarlo tanto y trabajar de una manera más intuitiva”.

El grueso de las pinturas parece tener un punto de partida constante, el centro, a través del cual se expanden hacia el resto de la superficie. “Siempre parte de mi mundo interno, de mi manera de simbolizarlo; con diferentes perspectivas pero siempre abordando lo mismo. Tienen el mismo hilo conductor. Se ven como diferentes series por las diferentes técnicas”. Lápiz y tinta predominan como vehículos de las ideas.  

En ese proceso de ir y venir a la pieza, ¿cómo se sostiene la idea inicial, la esencia de la pieza? “Va mutando. No sé si dentro de la misma obra, sino del modo en el que conviven todas. Dándole la posibilidad de hacer algo muy distinto”. ¿Cuándo se cierra, se culmina la creación? “Esa es la parte difícil. Generalmente, lo sé; algo interno mío lo sabe. ‘Hasta acá llegó’. No siempre tiene que ver con que esté totalmente terminada sino que me abandona la obra antes de que yo la abandone a ella”.

 

De ahí, tiempo mediante, la exposición. Aunque esa esa etapa no resulte del todo cómoda: “La instancia de muestra es como un cierre. Uno puede estar en su taller, trabajando para uno, pero la obra no se termina de completar hasta que uno la muestra; soy bastante introvertida, esta instancia de muestra me cuesta bastante. Pero, a su vez, la misma obra te lo pide”.